MANIFESTACIONES DEL DUELO NORMAL I

22.09.2010

Desde Psicólogos en Bilbao queríamos hacer un acercamiento a las manifestaciones de cómo se desarrolla un duelo normal. Recordar que la palabra DUELO, no sólo hace referencia a pérdida de un ser querido por fallecimiento, sino también a pérdidas de apego. Pérdidas de un proyecto de vida, ruptura con una persona importante o con proyectos importantes, etc…

Manifestaciones que nos pueden ayudar a saber si estamos por el camino adecuado:

SENTIMIENTOS:

1. Tristeza: es el sentimiento más común. Necesita pocos comentarios. Este sentimiento no se manifiesta necesariamente a través de la conducta de llorar, pero sí lo hace así a menudo. Algunas personas que han sufrida la pérdida de un ser querido o de algo muy importante en sus vidas temen la tristeza, especialmente su intensidad –Taylor y Rachman, 1991-. Otras personas tratan de apartar la tristeza de sus vidas a través de la ocupación y el exceso de actividad y descubren que la tristeza surge por la noche. Impedir el salir de la tristeza, con lágrimas o sin ellas puede llevara un duelo complicado.
2. Enfado: se experimenta con mucha frecuencia después de la pérdida. Puede ser uno de los sentimientos más desconcertantes para el que lo sufre, y esta es la base de muchos problemas en el duelo. El enfado, en un duelo por fallecimiento proviene de dos fuentes: -de una sensación de frustración ante el hecho de que no había nada que hacer para evitar la muerte. –de una experiencia regresiva que se produce después de la pérdida de alguien cercano. Un ejemplo que hemos sufrido todos es cuando en los grandes almacenes hemos levantado la cabeza y hemos descubierto que nuestra madre había desaparecido. Sentimos pánico y ansiedad hasta que vuelve, después de lo cual en vez de expresarle cariño y amor, le recibimos con patadas en las espinillas y la empujamos. Esta conducta, que Bowlby ve como parte de nuestra herencia genética, significa: “¡No me dejes de nuevo!
3. Culpa y autorreproche: culpa por no haber sido lo suficientemente amable, por no haber llevado a la persona al hospital y por cosas por el estilo.
4. Ansiedad: puede oscilar desde una ligera sensación de inestabilidad y de inseguridad, hasta verdaderos ataques de pánico. Suele venir de dos fuentes: - la sensación de no ser capaces de cuidar de uno mismo solo; y la otra conecta más con la propia muerte aumentada por la muerte del ser querido.
5. Soledad: la soledad es un sentimiento del que hablan todas personas en duelo. Aunque están muy solas, muchas personas en duelo prefieren no salir de casa porque se sienten más seguras en su casa. El apoyo social puede ser útil para la soledad pero no mitiga la soledad emocional que provoca la ruptura de una relación.
6. Fatiga: a veces se puede experimentar como apatía o indiferencia.
7. Impotencia: este correlato cercano a la ansiedad se presenta a menudo en las primeras fases de la pérdida. Las personas que sufren la pérdida se sienten muchas veces impotentes.
8. Shock: sobre todo en las muertes repentinas.
9. Anhelo: es una respuesta normal a la pérdida. Cuando disminuye puede ser señal de que el duelo se está acabando.
10. Emancipación: puede ser un sentimiento positivo, sobre todo si la persona que fallece era una persona inflexible, con mano dura, etc. Las personas pasan por las mismas etapas del duelo y han de desarrollarlo igualmente, pero luego experimentan emancipación porque ya no tiene que vivir bajo esa tiranía.
11. Insensibilidad: también es importante destacar que algunas personas presentan ausencia de sentimientos. Esta insensibilidad se suele experimentar en las primeras etapas del duelo. Hay demasiados sentimientos que afrontar y esta insensibilidad permite que hagamos frente a muchas de las cosas que se nos demandan tras la pérdida.


Worden, J.W. El tratamiento del duelo: asesoramiento psicológico y terapia.


MÁS EVENTOS »