Psicólogos Bilbao comparte con vosotros algunos aspectos importantes sobre la depresión.

22.01.2014

Psicólogos Bilbao comparte con vosotros algunos aspectos sobre la depresión.

Son varios los síntomas que pueden presentarse durante la depresión, sabiendo que, cuantos más síntomas aparezcan y cuanto más graves sean, más difícil será la recuperación.

De forma general, deben existir al menos dos de estos tres síntomas típicos de la depresión:

1- Ánimo o humor depresivo no habitual en el paciente, constante durante todo el día y mantenido en el tiempo de forma casi constante.
2- Pérdida o ausencia de interés por actividades anteriormente placenteras.
3- Aumento de la capacidad de fatiga, o pérdida de la vitalidad habitual.

Un episodio depresivo se diagnostica a través de los siguientes parámetros:

Estado de ánimo depresivo, de duración no inferior a dos semanas.
Situación no atribuible al empleo de sustancias psicoactivas o a la presencia de algún trastorno mental orgánico.
Presencia de síndrome somático: en otras clasificaciones se denominan “síntomas melancólicos” o “síntomas endogenomorfos”. Son:
Disminución o desaparición del interés y la capacidad de disfrute por las cosas que anteriormente resultaban placenteras.
Ausencia de respuestas emocionales ante eventos que, generalmente, suelen desencadenar reacciones.
Alteraciones del sueño: es especialmente frecuente la incapacidad de conciliar el sueño (insomnio de conciliación), la de mantenerlo durante más de dos horas consecutivas (insomnio de mantenimiento), o despertarse al menos dos horas antes de la hora prevista.
Empeoramiento progresivo durante el día del humor depresivo.
Aparición de lentitud en las funciones motoras o agitación.
Disminución marcada del apetito.
Disminución del peso corporal por descontrol alimentario (aumento o descenso marcado del apetito) de al menos un 5% en el último mes evaluado.
Disminución marcada o ausencia de apetito sexual.
Pérdida de la autoestima y de la confianza en uno mismo. Sentimiento de inferioridad no justificado prolongado en el tiempo.
Auto-reproches constantes y desproporcionados con sentimiento de culpa excesiva e inadecuada.
Pensamientos de muerte o suicidio recurrentes, incluyendo tentativas.
Disminución de la capacidad de concentración y pensamiento. Suele acompañarse de falta de decisión.

En este sentido también es muy importante el papel de la familia a la hora de detectar los síntomas de la depresión.

MÁS EVENTOS »