Psicólogos Bilbao comparte con vosotros aspectos importantes de los Trastornos de Personalidad.

08.12.2017

Psicólogos Bilbao comparte con vosotros aspectos importantes de los Trastornos de Personalidad.

Los Trastornos de Personalidad no se califican de patología mental pero limitan enormemente el equilibrio emocional de quienes los padecen y de las personas del entorno del afectado/a.

La causa exacta de los trastornos de personalidad no se conoce; no obstante, varias teorías apuntan a que la causa de los trastornos de la personalidad son trastornos cromosómicos o del sistema nervioso junto con infancias conflictivas desde el punto de vista emocional. Es decir; para que una persona desarrolle un trastorno de personalidad deben confluir varios factores; una predisposición biológica o genética junto con un entorno determinado.

Los trastornos de la personalidad son alteraciones del desarrollo que aparecen en la infancia o la adolescencia y persisten en la madurez. No son secundarios a otros trastornos mentales o lesiones cerebrales, a pesar de que pueden preceder a otros trastornos o coexistir con ellos.


PAUTAS PARA EL DIAGNÓSTICO:

Se requiere la presencia de una alteración de la personalidad no directamente atribuible a una lesión o enfermedad cerebral importante, o a otros trastornos psiquiátricos, que reúna las siguientes pautas:

Actitudes y comportamiento marcadamente faltos de armonía, que afectan por lo general a varios aspectos de la personalidad, por ejemplo, a la afectividad, a la excitabilidad, al control de los impulsos, a las formas de percibir y de pensar y al estilo de relacionarse con los demás.

La forma de comportamiento anormal es duradera, de larga evolución y no se limita a episodios concretos de enfermedad mental.

La forma de comportamiento anormal es generalizada y claramente desadaptativa para un conjunto amplio de situaciones individuales y sociales.

Las manifestaciones anteriores aparecen siempre durante la infancia o la adolescencia y persisten en la madurez.

El trastorno conlleva un considerable malestar personal, aunque éste puede también aparecer sólo en etapas avanzadas de su evolución.

El trastorno se acompaña, por lo general aunque no siempre, de un deterioro significativo del rendimiento profesional y social.

Para diagnosticar la mayoría de los tipos citados más abajo, se requiere a menudo la presencia de al menos tres de los rasgos o formas de comportamiento que aparecen en su descripción.


MÁS EVENTOS »