Psicólogos Bilbao comparte con vosotros la importancia de los juegos para el desarrollo psicológico de los niños. (Parte II)

15.04.2013

Psicólogos Bilbao comparte con vosotros la importancia de los juegos para el desarrollo psicológico de los niños.

Para los niños de tres a cinco años: A esta edad ya no solo le gusta construir, sino que también le encanta organizar el espacio que está construyendo y hacer que se parezca a aquellos lugares que conoce. Para ayudarle a desarrollar su imaginación son útiles las casas de muñecas, las pistas de trenes, carreteras con coches, castillos, títeres, juegos de construcción y teléfonos de juguete.

En esta etapa el menor también comienza a imitar la realidad: jugará a la cocinita, al papá y a la mamá, al médico, al profesor y a los bomberos; por tal motivo, durante este periodo disfrutará disfrazándose y jugará con accesorios domésticos de verdad o juguetes que reproducen la realidad: utensilios de cocina, muñecas, animales de peluche, gafas de sol, coches, carpas y casitas. El menor irá perfeccionando el movimiento de las manos, el cual será mucho más preciso. Podrá ofrecerle muchas actividades que estimulen la psicomotricidad fina: pasar páginas, rasgar, recortar y doblar papel, enroscar, enrollar y amasar. Poco a poco verá cómo sus dedos adquieren más agilidad y autonomía. Los materiales moldeables, como el barro o la plastilina, son ideales para llevar a cabo distintas manualidades.

Los niños de cinco a ocho años: En esta etapa ya han desarrollado habilidades específicas y los de ocho años en adelante ya eligen por sí mismos lo que quieren. Son apropiados todos los juguetes mencionados en la fase anterior y vale la pena destacar los siguientes:
* Los ordenadores infantiles o juegos donde se tienen que emparejar colores, formas, números, letras o contestar preguntas según unos criterios que, si no se cumplen, serán informados a través de un sistema auto correctivo (un sonido o una lucecita).
* Aquellos que requieran mucha actividad y ejercicio físico como patines, bicicletas, trompos, lazos, monopatines, entre otros.
* Los juguetes de habilidad y puntería: bolos, raquetas, pelota, aros, petanca, peonza, canicas, etc.
* Juegos de mesa sencillos en los que tenga que girar una rueda, tirar los dados, contar, mover fichas. También juegos de asociación y clasificación de imágenes.
* Los juegos de construcciones complejas, con piezas cada vez más pequeñas: mecanos, maquetas, rompecabezas y recortables. También son útiles los elementos relacionados con el coleccionismo: es un buen momento para empezar con los albúmenes de cromos o las colecciones de sellos, monedas, etc.
* Poco a poco se irá introduciendo en los juguetes electrónicos o de ordenador. Si los padres limitan el tiempo y dan preferencia a aquellos juegos que permitan más de un jugador, pueden ser muy beneficiosos para los niños.



MÁS EVENTOS »