Psicólogos Bilbao, expertos en psicología infantil y adolescente, resalta la importancia de detectar los problemas de aprendizaje en el niño.

11.09.2013

Psicólogos Bilbao, expertos en psicología infantil y adolescente, resalta la importancia de detectar los problemas de aprendizaje en el niño.

Muchos niños presentan problemas de aprendizaje que entorpecen su labor escolar. Lo más preocupante es que muchos de ellos jamás son identificados ni diagnosticados correctamente y, entonces, pasan la mayoría de sus años escolares sintiéndose mal y fracasados. Esto tiene un alto precio por interferencia con el aprendizaje posterior y porque las experiencias en los años escolares tienen un impacto duradero, y en algunos casos irreversibles, en la formación del concepto de sí mismo y de su autoestima.

El problema de aprendizaje se entiende mejor si usamos el concepto de estilo de aprendizaje determinado por la coexistencia de áreas fuertes y débiles de la estructura cerebral. La interacción de ellas define el estilo de aprendizaje particular. Por ejemplo, ante una situación concreta al adulto se le acepta que diga "muéstrame" en lugar de dejar que se le explique verbalmente o, "yo no puedo cocinar con receta, porque necesito sentir lo que hago". En general, podemos evadir nuestras debilidades y funcionar bien a través de un proceso de acoplamiento entre nuestras áreas fuertes y las exigencias del ambiente. Desafortunadamente este no es el caso de los niños que están estudiando ya que ellos deben adaptarse a una serie de exigencias preestablecidas. De hecho, si el estudiante no funciona, como se espera, le tachamos de "desinteresado", "perezoso", "desmotivado", o simplemente se le diagnostica erróneamente que tiene problemas emocionales.

Nos encontramos ante un problema de aprendizaje cuando existe una dificultad en una o varias de las áreas siguientes: audición, habla, lectura, escritura, cálculo, razonamiento, atención.

Los niños prematuros, el bajo peso al nacer, la incompatibilidad sanguínea, anoxia o cualquier lesión física puede alterar la capacidad de un niño para aprender. No hay evidencias científicas exactas para relacionar estos fenómenos con los problemas de aprendizaje, pero sí parece existir un cierto grado de asociación.

Otra posible causa es la genética. Así como se heredan los talentos artísticos y las aptitudes, también parece existir un factor hereditario con respecto a las características de aprendizaje. También existen factores ambientales facilitadores de dificultades de aprendizaje, como son la baja nutrición y un ambiente empobrecido en general.


MÁS EVENTOS »