Psicólogos Bilbao, expertos en terapia de pareja ,comparte con vosotros importantes reflexiones sobre los celos en la pareja.

16.10.2020

Psicólogos Bilbao, expertos en terapia de pareja ,comparte con vosotros importantes reflexiones sobre los celos en la pareja.

Aunque el origen de los celos en la pareja no se reduce a una sola causa, a menudo se habla da la baja autoestima de la persona celosa como una de las más probables.

El celoso siente que perder a alguien a quien quiere a su lado o el mero hecho de ser engañado es insoportable, siente que necesita certezas constantes de que lo que teme no va a ocurrir. El problema es que la necesidad de pruebas puede ser tan perturbadora que produzca dudas constantes imposibles de eliminar por este medio. Por tanto, alguien que tenga la autoestima baja tenderá a buscar con más asiduidad evidencias que le calmen, pues más fácilmente sentirá que no merece lo que tiene y que debe estar atento a cualquier amenaza de perderlo.

La necesidad de control propia de la persona, unida a la amenaza de perder algo valioso, es suficiente para producir el sentimiento de celos y que se desaten infinidad de conductas de corte compulsivo encaminadas a obtener certezas sobre los verdaderos sentimientos de la pareja.

Por otro lado, las personas con baja autoestima en ocasiones “depositan” su autoestima en los demás, es decir, le otorgan a los demás la capacidad de decidir si valen o no: “si dice que le gusto entonces es que soy guapa”. Esta actitud puede favorecer que estén pendientes en todo momento de halagos, mensajes positivos y comprobaciones acerca de su persona que pueda ofrecerle el otro. Ese estar más pendientes, junto con la inseguridad que antes comentaba, puede hacer que surjan más sospechas sobre la conducta por ejemplo de la pareja.

La baja autoestima entonces, además de poder ser en ocasiones el origen de los celos, en otras puede ser su consecuencia. O dicho de otra forma, si la autoestima era alta antes de los celos, con frecuencia acaba viéndose afectada en la medida en la que no se alcanza la seguridad suficiente sobre la fidelidad o los sentimientos de la pareja. Cabe añadir en este punto que la forma en la que el celoso define su problema: “saber si mi pareja me es infiel”, determina que paradójicamente lo único que le pueda calmar es certificar que es cierto que le sea infiel. Es decir, cualquier argumento o prueba que no vaya encaminada a certificar la infidelidad, sólo generará más preguntas y nuevas dudas. Siempre encajará la posibilidad de no haber mirado en el lugar adecuado. De hecho cualquier tratamiento psicológico encaminado a ayudar a personas con celotipia, focaliza sus esfuerzos en poder convivir con lo que teme. Al fin y al cabo, por más poco probable que se quiera convertir la infidelidad, sigue siendo posible, y por tanto bastará ese hecho para que los pensamientos de carácter circular sigan y sigan sin final intentando descartar cada opción temida.


MÁS EVENTOS »