Psicólogos Bilbao, gabinete especializado en procesos de duelo, detalla cinco signos que pueden alertarnos sobre riesgo de suicidio en personas de nuestro entorno.

01.10.2017


Psicólogos Bilbao, gabinete especializado en procesos de duelo, detalla cinco signos que pueden alertarnos sobre riesgo de suicidio en personas de nuestro entorno

Son los siguientes:

I. Discutir un plan con alta intencionalidad: Para que una persona sea admitida en un hospital para cuidado psiquiátrico, debe tener un plan claro de suicidio y un nivel alto de intencionalidad (motivación para cometer el acto). Lamentablemente muchos de estos hospitales en la mayoría de los países solo se quedan con la persona por 24 a 72 horas y luego las dejan ir con un plan de cuidado futuro. Y las personas con planes serios de suicidio terminan volviendo al hospital no mucho después de esto.

II. Escribir o tener guardada una nota suicida: Esta es una prueba importante de que alguien está considerando seriamente el suicidio. Si encontrás una nota es importante considerar si hablarlo directamente con la persona, animarlo a buscar terapia o contactar inmediatamente a sistemas de apoyo en crisis. Una nota suicida es un predictor fuerte de intencionalidad suicida, junto con la depresión y un historial de intentos de suicidio.

III. Tener un historial de impulsividad y malas decisiones: El peligro reside en que estas personas son más propensas a completar un plan debido a que su impulsividad e impaciencia hacen que no consideren las consecuencias del acto y que sea un desafío para ellos tomar buenas decisiones. Estos individuos se beneficiarían de contar siempre con un plan de apoyo en crisis. En especial personas con un historial de TDAH, Trastorno Bordeline de la Personalidad, Psicosis o niveles altos de ansiedad.

IV. Hacer declaraciones que contengan “deseos pasivos de muerte”: El individuo puede decir cosas para tantear la opinión de otros con respecto al tema. Por ejemplo, podría decir: “me pregunto cómo sería morir” o “cómo se sentiría la gente si yo ya no estuviera más”. A veces estas frases se utilizan en momentos de ira. Pero en otras ocasiones se usan como una especie de encuesta, para saber cuál es la opinión o reacción de otros con respecto a este tema.

V. Presentar un historial de respuestas vengativas o emocionalmente inestables en tiempos de estrés: Por ejemplo, ante la ruptura con una pareja o el anuncio de que se quedará sin empleo.



MÁS EVENTOS »