Psicólogos Bilbao, gabinete psicológico especializado en el tratamiento de la ansiedad, detalla siete consejos dirigidos a aliviar los nervios en el estómago.

05.03.2018

Psicólogos Bilbao, gabinete psicológico especializado en el tratamiento de la ansiedad, detalla siete consejos dirigidos a aliviar los nervios en el estómago.

1. Intentar controlar la ansiedad.

La primera y principal causa de los nervios en el estómago son los estados de ansiedad y estrés, causados por preocupaciones constantes en relación con cualquier tema.

Por eso mismo, uno de los primeros pasos a realizar es intentar detectar cuáles son los pensamientos y preocupaciones que generan estos estados negativos para, a continuación, intentar modificarlos o poner solución a estos.

Dado que ,en los casos en los que la ansiedad se haya cronificado, puede ser realmente complicado realizar este trabajo mental por uno mismo; es altamente recomendable acudir a un especialista en salud mental que nos ayude en esta labor.

2. Evitar el estrés del día a día.

Aunque parezca más fácil del decir que de hacer, una buena organización de la jornada puede ayudarnos priorizar lo importante y a dejarnos tiempo libre para relajarnos y evadirnos. De esta manera pasaremos los días mucho más relajados, con una vida más tranquila y las exigencias diarias nos desgastaran en menor medida.

3. Ejercicios de respiración y relajación.

Dado que nuestro objetivo es llevar una ritmo de vida mucho más calmado y tranquilo, aprender a respirar correctamente y a relajarnos nos puede ser de gran ayuda.

Realizar respiraciones abdominales, utilizando los músculos situados en la zona de la tripa nos ayudará a oxigenarse de mejor manera y a sentirnos relajados durante el día.

De la misma manera, en ocasiones en las que la ansiedad o el estrés comiencen a superarnos, realizar ejercicios de relajación en ambientes calmados y mediante respiraciones pausadas y profundas también nos resultará altamente eficaz a la hora de disminuir los niveles de activación de nuestro organismo.

4. Controlar qué comemos.

Los alimentos altamente calóricos, el exceso de carbohidratos y los alimentos y bebidas estimulantes solamente pueden agravar más nuestro estado de malestar y nuestro dolor gástrico.

Por lo que, tanto el momentos en los que nos afecten los nervios en el estómago, como a lo largo de nuestra vida, es de vital importancia mantener una dieta variada y equilibrada, que nos ayude a realizar digestiones ligeras y a no forzar nuestro sistema gastrointestinal.

5. Realizar ejercicio físico relajante.

Existen numerosas disciplinar de ejercicio físico como el yoga o el pilates que, además de poseer innumerables beneficios físicos, nos ayudarán a mantenernos en un estado mental calmado y relajado.

Mediante estos ejercicios podremos aliviar tanto la tensión física como mental y nos ayudarán a mejorar en muchos de los aspectos de nuestra vida. Realizando unos sencillos ejercicios notaremos rápidamente como esta tensión disminuye y los nervios del estómago se alivian e incluso desaparecen.

6. Actividades placenteras.

Si lo nuestro no es el ejercicio físico, podemos dedicar un espacio de tiempo cada día a realizar actividades que nos gusten, nos relajen y nos resulten placenteras. La pintura, las manualidades o la lectura pueden ayudarnos a desconectar.

De la misma manera, las actividades al aire libre también pueden resultar altamente beneficiosas a la hora de reducir los niveles de estrés.

7. Bebidas e infusiones relajantes.

En el caso de que el dolor asociado a los nervios del estómago ya haya hecho su aparición, existen multitud de remedios naturales en forma de tisanas e infusiones que nos puede ayudar a disminuir la intensidad de estas molestias. Algunas de estas infusiones son:

Manzanilla.
Pasiflora.
Melisa.
Anís.
Clavo.
Tila y menta.
Hipérico o planta de San Juan.
Infusión de valeriana.



MÁS EVENTOS »