Psicólogos Bilbao, gabinete psicológico especializado en terapia de adulto, detalla ocho claves para educar en la resilencia proactiva.

22.10.2020

Psicólogos Bilbao, gabinete psicológico especializado en terapia de adulto, detalla ocho claves para educar en la resilencia proactiva.

La resilencia es una de las competencias más difíciles de enseñar. Las personas resilientes tienen la capacidad de hacer frente a las adversidades que les presenta la vida, superarlas e incluso, salir reforzadas de ellas. Una habilidad transversal que afecta a muchas áreas de la personalidad y que nos permite sobreponernos a los contratiempos.

Las claves son las siguientes:

1. Es esencial que nuestros pequeños y jóvenes entiendan el cambio una parte indiscutible de la vida, que nada es eterno, que como hemos visto con la covid-19, todo puede variar de la noche a la mañana.

2. Enseñémosles a convertir cada contratiempo en una gran oportunidad para aprender, para mejorar, para intentar buscar la mejor versión de uno mismo. A ver el error como parte imprescindible del aprendizaje, a convertir el esfuerzo y el trabajo en los mejores aliados para seguir caminando.

3. Dialoguemos con nuestros hijos a diario, mostrándonos empáticos con todos aquello que sienten o les sucede. Preguntémosles cómo se sienten, qué les preocupa, abramos nuevos canales de comunicación sin juicios ni reproches. Validemos todo aquello que les recorra por dentro, seamos el mejor modelo que puedan tener a la hora de gestionar nuestras emociones.

4. Potenciemos su autoestima, pilar básico para el aprendizaje. Ayudémosles a ser conscientes de sus fortalezas y también de sus limitaciones, a confiar en sus capacidades, a descubrir sus propios talentos. Consigamos que se atrevan a mirarse en el espejo sonriendo y seguros de sí mismos confiando, fomentemos el autoconocimiento y autoconcepto positivo.

5. Dejemos que tomen sus propias decisiones conscientes que en ocasiones no van a ser las acertadas. Potenciemos la autonomía, la creatividad y flexibilidad ante las adversidades como la mejor arma para buscar nuevas respuestas, donde el humor y la tenacidad se conviertan en los mejores aliados.

6. Enseñémosles a pedir ayuda cuando lo necesiten, a trabajar en equipo cooperando, a ser empáticos y bondadosos con los que les rodean. A ser agradecidos sabiendo valorar lo mucho que posen.


7. No los sobreprotejamos ni justifiquemos los errores o evitemos las adversidades. Exijámosles que se comprometan con cada una de sus decisiones sin excusas, asumiendo las consecuencias de sus acciones y celebrando sus éxitos. Animémosles a intentarlo siempre una vez más.

8. Animémosles a enamorarse de la vida, a aferrarse a los sueños, a querer mejorar día a día. A reflexionar sobre el porqué de las cosas, a verbalizar los miedos, a ser simplemente felices.

MÁS EVENTOS »