Psicólogos Bilbao, gabinete psicológico especializado en terapia de adulto, explica en qué consiste el Trastorno Delirante.

21.02.2021

Psicólogos Bilbao, gabinete psicológico especializado en terapia de adulto, explica en qué consiste el Trastorno Delirante.

Los trastornos delirantes consisten en la creencia de determinadas ideas que son falsas pero se asientan en la mente de la persona afectada como si fueran ciertas. Es más, la persona afectada cree en dichas ideas con total firmeza. Un trastorno delirante no es un tipo de esquizofrenia, enfermedad con la que a menudo se confunde. Los delirios se basan en situaciones que el afectado experimenta durante un mes como mínimo. Además, el afectado suele ver estas creencias como algo normal. En general, a excepción del comportamiento causado por el delirio, la actitud de la persona suele ser normal. Hay distintos tipos de trastornos delirantes, incluyendo la erotomanía, los delirios de grandeza, los celos patológicos, los delirios persecutorios y los delirios somáticos. Cuando aprendas algo más acerca de estos trastornos, recuerda que la mente posee una fuerza asombrosa y es capaz de crear imágenes falsas que pueden resultar totalmente reales para la persona que las idea.

Aprende qué es un delirio. Un delirio es una creencia firme que no cambia, ni siquiera ante la evidencia de que es falsa. Esto quiere decir que, a pesar de intentar hacer entrar en razón a una persona con un trastorno delirante, su idea no cambiará. Aun en el caso de que aportes varias pruebas para contradecir la idea delirante, la persona seguirá afirmando que es real.

Los amigos acostumbrados a vivir en el mismo entorno social y cultural considerarán que la idea de la persona afectada es poco probable o, incluso, totalmente incomprensible.
Un ejemplo de idea delirante claramente extraña sería la convicción de que los órganos propios han sido sustituidos por los órganos de otra persona sin que haya ninguna cicatriz visible u otros signos de cirugía. Un ejemplo de idea delirante menos extraña es la convicción de que uno está siendo observado o gravado por la policía o por el gobierno.

Un auténtico trastorno delirante es un trastorno específico que implica la creencia de ciertas ideas delirantes durante un mes como mínimo. No se trata de los delirios propios de otros trastornos psicóticos como la esquizofrenia. Los siguientes síntomas son propios del trastorno delirante:

- Sufrir delirios durante un mes como mínimo.
- Los delirios por sí mismos no son suficientes para sospechar que el afectado sufre esquizofrenia, enfermedad en la que los delirios aparecen acompañados de otros síntomas como las alucinaciones, el discurso desorganizado o sin sentido, el comportamiento desorganizado, el comportamiento catatónico o la disminución de la expresión emocional.
- Además de los delirios y los aspectos de la vida afectados por dichos delirios, el comportamiento del afectado suele ser normal. El afectado sigue siendo capaz de ocuparse de sus necesidades diarias. Su comportamiento no se considera extraño ni fuera de lugar.
- Los delirios son más duraderos que los cambios en el estado de ánimo y las alucinaciones asociadas al trastorno delirante. Esto quiere decir que los cambios en el estado de ánimo y las alucinaciones no son el principal problema ni los síntomas más notorios.
- El delirio no es causado por una sustancia, un medicamento o una enfermedad subyacente.




MÁS EVENTOS »