Psicólogos Bilbao, gabinete psicológico especializado en terapia de adulto y de pareja, ofrece cinco claves para mantener una logar una sana autosetima.

07.09.2018

Psicólogos Bilbao, gabinete psicológico especializado en terapia de adulto y de pareja, ofrece cinco claves para mantener una logar una sana autosetima.

Son las siguientes:

1. Vivir el presente.
No sirve de nada quedarse anclado en el pasado o focalizar nuestra existencia en un 'futuro feliz' si no se hace nada para disfrutar del presente. Puede que tu pasado haya sido mucho mejor, o tal vez aquellos momentos se pueden catalogar de 'desastre vital', pero ¡ya no están! La vida nos da una nueva oportunidad cada día, y si eres capaz de vivir el aquí y ahora, tendrás múltiples ocasiones para aprender nuevos recursos y disfrutar plenamente los buenos momentos.

2. Tener una visión positiva
A la hora de afrontar los capítulos de las vidas de cada uno, es importante pensar que "la realidad no es la que nos hace daño, sino la percepción que tenemos de ésta". Por este motivo, cuando la realidad no es óptima existe una salida: cambiar el modo en que se percibe los acontecimientos, aprender de esas vivencias y otorgarle a cada cosa el valor que realmente se merece. Consiste en pensar qué aprendo de esta situación adversa, cómo me adapto y qué puedo cambiar para que no suceda otra vez.

3. Aceptar que se está en continuo desarrollo.
El ser humano se encuentra inmerso en un aprendizaje continuo, por lo que es totalmente injusto dejar que las decisiones que se tomaron en el pasado pesen tanto en el presente que no dejen avanzar. Concédete la absolución de todos tus 'pecados': decisiones erróneas, fallos, fracasos, relaciones acabadas.

4. Aceptarse a sí mismo.
Cada persona es única e irrepetible, por lo que no sirve de nada compararse con el resto del mundo. Todos tenemos nuestros puntos fuertes y débiles, pero incluso toda debilidad puede tener su cara positiva si se sabe buscarla de la manera correcta. Es mejor dejar de lado las comparaciones y optar por mejorar teniendo en cuenta los recursos, capacidades y necesidades de cada uno.

5. Ser responsable, no culpable.
Tenemos que renunciar al concepto de 'culpabilidad', que siempre va acompañado de los fallos y fracasos y que, además, está cargado de una connotación negativa que perjudica nuestra auto-percepción, y sustituirlo por el de 'responsabilidad', concepto relacionado con la capacidad, la madurez, la coherencia y la aceptación.

MÁS EVENTOS »