Psicólogos Bilbao, psicólogos especialistas en el tratamiento de los problemas de autoestima, nos aproxima al entendimiento de este concepto básico en la felicidad humana.

28.09.2018

Psicólogos Bilbao, psicólogos especialistas en el tratamiento de los problemas de autoestima, nos aproxima al entendimiento de este concepto básico en la felicidad humana.

Si algo nos ha demostrado la vida es que de los errores se aprende, que si no fallamos de vez en cuando, no entenderíamos nunca el éxito o que, si no te equivocas, es que no te arriesgas. La experiencia ha demostrado a lo largo de los años que un error a veces vale más que el más deseado de los triunfos; para crecer como personas es obligatorio equivocarse, pero no nos quedemos con el error, equivocarse es necesario pero después, hay que aprender de esos errores.

El fracaso es una asignatura obligatoria para el éxito duradero. La única razón por la que fracasamos es porque nos permitimos seguir creciendo. No hay ninguna especie en el planeta que lo haga todo bien. El error es parte del crecimiento y la evolución.

Seis son al menos son los motivos que da este profesional de lo positivo que puede ser cometer fallos. Te vuelves más inteligente: el error te permite analizar la situación y aprender de ella pues el éxito a la primera no genera análisis; desarrollas una mayor capacidad de aprendizaje; desarrollas tu memoria; te motivan a seguir aprendiendo; incitan nuevas conexiones neuronales en el cerebro y lo vuelven más activo y ejercitas tu capacidad de resistencia.

Sin embargo, aceptar que nos hemos equivocado no es sencillo, algo hemos hecho mal y seguramente, hubiésemos querido que no ocurriera. Por ello, lo mejor es considerar el error como un reajuste. La clave de todo, está en cómo se interpreta ese error. La diferencia está en eso. Es decir, algunos interpretan el error como fracaso y, dependiendo de lo que éste signifique para ellos, lo disimularán, o echarán la culpa a otros. Quienes saben relativizarlo y asumirlo lo entienden como una parte en el camino de su perfeccionamiento personal. Así, el error más grande no consiste en cometerlo, sino en no enmendarlo.



MÁS EVENTOS »