Psicólogos Bilbao, psicólogos especializados en el proceso de duelo; explica los siete principales síntomas de la Fobia Social.

18.09.2020

Psicólogos Bilbao, psicólogos especializados en el proceso de duelo; explica los siete principales síntomas de la Fobia Social.

Los síntomas de la fobia social incluyen tanto aspectos físicos como cognitivos, que pueden manifestarse cuando la persona se expone a situaciones temidas o aún antes de exponerse a esa situación, sólo pensando en ella.

Algunas de los síntomas y causas de la fobia social son:

1- Temor acusado y persistente a una o más situaciones sociales o actuaciones en público en las que la persona se ve expuesta a la posible evaluación por parte de los demás, lo que le origina una gran ansiedad. Temen sentir vergüenza frente a los demás, o tienen miedo de hacer, decir algo o a equivocarse, y que los demás le juzguen por ello.

2- El individuo teme actuar de un modo que no esté de acuerdo con sus expectativas de actuación, o teme poder mostrar síntomas de ansiedad que noten los demás. Este hecho le produce una intensa ansiedad. Por ejemplo: transpiro, me sonrojo, tengo temblor o síntomas como dolor de estómago, o siento que puedo llegar a vomitar.

3- La exposición a las situaciones sociales temidas provoca casi invariablemente una respuesta inmediata de ansiedad, que puede tomar la forma de una crisis de angustia situacional, más o menos relacionada con una situación.
En los niños la ansiedad puede traducirse en lloros, berrinches, inhibición o retraimiento en situaciones sociales donde los asistentes no pertenecen al marco familiar.

4- El individuo reconoce que este temor es excesivo o irracional.

5- Las situaciones sociales o actuaciones en público temidas se evitan, o bien se afrontan, pero experimentando ansiedad y malestar intenso. Por ejemplo: frecuentemente me alejo de eventos de la escuela, en la universidad, reuniones de amigos o compañeros de trabajo.

6- Los comportamientos de evitación, la ansiedad anticipatoria o el malestar que aparece en las situaciones sociales o actuaciones en público temidas interfieren acusadamente con la rutina normal del individuo, con sus relaciones laborales, académicas o sociales, o bien producen un malestar clínicamente significativo.

7- El miedo o el comportamiento de evitación no se deben a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas, fármacos). Tampoco al de una enfermedad médica, y no pueden explicarse mejor por la presencia de otro trastorno mental, por ejemplo: trastorno de angustia con o sin agorafobia, trastorno de ansiedad por separación, trastorno dismórfico corporal, un trastorno generalizado del desarrollo, un trastorno de evitación o un trastorno esquizoide de la personalidad.


MÁS EVENTOS »