Psicólogos Bilbao, psicólogos especializados en el tratamiento de la ansiedad, explica en qué consiste la ansiedad.

13.11.2018

Psicólogos Bilbao, psicólogos especializados en el tratamiento de la ansiedad, explica en qué consiste la ansiedad.

La ansiedad aparece cuando nuestro cerebro interpreta como peligroso algo que es inofensivo. Podríamos decir que hay dos tipos de ansiedad: la ansiedad positiva, que es consecuencia de peligros reales, y la ansiedad negativa, que responde a miedos que sólo están en nuestra imaginación. La primera es buena porque nos moviliza y nos lleva a buscar una solución, mientras que la segunda es negativa porque nos bloquea y nos impide sacarle gratificación a la vida.

La ansiedad se produce siempre como consecuencia de dificultades a la hora de adaptarnos a los cambios que se van produciendo en nuestra vida.

El cerebro tiene una forma concreta de funcionar. Cuando algo tiene especial importancia para él, el cerebro produce una respuesta emocional. Sea buena o mala, el cerebro repite esa misma respuesta una y otra vez ante el mismo estímulo. Por ejemplo, ¿qué pasa por tu cabeza siempre que escuchas aquella canción especial o cuando hueles un aroma familiar? La canción o el aroma hacen que te vengan a la cabeza, no sólo el recuerdo de lo que ocurrió, sino también las sensaciones que tu cerebro tiene relacionadas con aquella situación. La ansiedad funciona de la misma manera, se queda "enganchada" y se activa cada vez que algo se lo recuerda a tu cerebro. Muchas veces, la ansiedad se produce por un motivo real (un susto, por ejemplo), pero se sigue manteniendo una vez que ha pasado el peligro real, ya que queda asociado el suceso que la motivó con la respuesta de miedo.

La ansiedad provoca de forma inmediata una serie de síntomas en el sistema nervioso con la finalidad de poner a salvo la vida. Experimentas sudoración, taquicardia, palpitaciones, un nudo en el estómago, falta de aire, la cabeza que se embota...

Una vez que la ansiedad se ha "enganchado", cada vez hay más cosas cotidianas y habituales que te provocan esos síntomas, cada vez hay más estímulos que provocan la misma reacción de ansiedad. La ansiedad se generaliza hacia cosas parecidas (primero te da miedo ir a una tienda, después te da miedo pasear por la ciudad, finalmente te da miedo salir de casa, por ejemplo).

Hay muchas maneras de tratar la ansiedad, aunque la mayoría van encaminadas a terapias cognitivo-conductuales que se centran en enseñar al paciente cómo manejar su enfermedad. Las técnicas más habituales van dirigidas a tratar de modificar la forma de pensar de la persona y a manejar esos pensamientos. Por otro lado también intentan explicar cómo comportarse ante los síntomas físicos y dar una solución para solucionar los problemas de la conducta que provocan la ansiedad. Teniendo esto en cuenta; es imprescindible acudir a un psicoterapeuta, sobre todo para enfrentarnos a esos miedos y fobias irracionales. El contacto directo con un profesional se puede efectuar de forma individual o en terapia de grupo, y su finalidad es conseguir que la persona que sufre ansiedad corrija y encuentre el origen de las causas que le hacen sufrir los ataques. Estas terapias se pueden complementar con ejercicios de relajación y respiración que el paciente puede llevar a cabo en su propia casa.


MÁS EVENTOS »