Psicólogos Bilbao, psicólogos especializados en terapia de adulto y de pareja, explican por qué cuando tenemos ansiedad nos duele el pecho.

06.05.2019

Psicólogos Bilbao, psicólogos especializados en terapia de adulto y de pareja, explican por qué cuando tenemos ansiedad nos duele el pecho.

Existe un fenómeno situado entre lo físico y lo psicológico llamado somatización, el cual ha sido ampliamente estudiado tanto por la disciplina psicológica como por la médica. Se basa en la manifestación corporal (en forma de dolor, movimientos anormales, problemas de salud, afecciones cutáneas, etc.) de estados emocionales internos.

La experimentación de emociones intensas, ya sean negativas o positivas, suelen presentar un correlato sensorial en el pecho; por ello, cuando experimentamos mucha felicidad podemos notar como si el pecho nos fuese a «estallar de alegría». Igualmente, un grave disgusto favorece la experimentación de una desagradable sensación en el pecho.

Por esto, es natural que, en muchas ocasiones, la zona del cuerpo elegida por la ansiedad para hacer patente su presencia sea el pecho, y que dicha manifestación sea precisamente de dolor.

Aunque esta somatización es bastante frecuente y no supone un peligro inminente, a veces suele indicar que existen otros elementos ansiógenos en la vida de la persona.

Por lo general, el dolor en el pecho por ansiedad no debuta de buenas a primeras a causa de un episodio ansioso transitorio o aislado; al contrario, suele emerger como respuesta a una presencia intensa y prolongada de ansiedad en el individuo. Una presencia que podría generar consecuencias negativas para la salud y el bienestar del individuo.

Ante la percepción de un dolor en el pecho por ansiedad, la respuesta lógica de la persona suele ser experimentar mayores cotas de ansiedad. De esta manera, se crea un círculo vicioso que se retroalimenta y que empeora la situación por momentos.

Por lo tanto, ante un dolor en el pecho, lo adecuado es mantener la calma y esperar a que un profesional confirme el origen del mismo, sobre todo si se tiene cierta tendencia a experimentar ansiedad. Es importante tomar el asunto con la seriedad que se merece e introducir en nuestras rutinas algunos hábitos que nos ayuden a contrarrestar los efectos de la ansiedad y el estrés experimentados.


MÁS EVENTOS »