Psicólogos Bilbao quiere compartir con vosotros seis características principales de las personas tóxicas.

20.06.2019

Psicólogos Bilbao quiere compartir con vosotros seis características principales de las personas tóxicas.

Ahí están, disfrazados de compañeros de trabajo o, incluso, de amigos, dispuestos a succionar su alegría contagiándole sus penas. Llegando incluso a hacerle dudar de si será cosa suya; si realmente usted será el problema. Son las personas "tóxicas".

Son las siguierntes:

1. No dejan de hablar de ellos.

Son profundamente egocéntricos. Normalmente, suelen tener poca consideración por los sentimientos de los demás porque son muy poco empáticos. Su objetivo es instrumentalizar a los demás para obtener su propio beneficio y, por eso, uno de sus rasgos más comunes apunta a que siempre están mirándose el ombligo. Son maestros del "mimimi-yoyoyo".


2. Contagian su pesimismo.

La actitud pesimista es habitual, a pesar de que no sea evidente y esté disimulada con una suerte de optimismo vacío"´.


3. Terminan dando pena.

Siempre victimizándose, siempre haciéndose los mártires. Y lo peor: sin hacer nada por cambiar su situación. Compartir conversaciones con ellos supone dejar que asolen nuestro buen humor puesto que, para ellos, todo será horrible.


4. No le dejan ni a sol ni a sombra.

Le quieren para usted, en exclusiva. Son profundamente dependientes y terminan minando sus derechos y su autonomía, secuestrándoles tanto emocional como físicamente, puesto que nos quieren tener siempre a su lado.

Primero, una llamada; después, un profundo enfado al no atender la segunda, para tratar de convertir esa conversación telefónica diaria en costumbre. Para cuando queremos darnos cuenta, el 'tóxico' nos ha aislado y separado de nuestras rutinas y amistades porque son, además, muy "succionadores".


5. Minimizan cualquier éxito ajeno.

La envidia es otra de las señales. Al no tener empatía, minimizan y minusvaloran los éxitos de los demás, y también los de su víctima. No saben gestionar sus emociones y carecen de capacidades para actuar de forma saludable, por lo que cualquier rédito logrado por los demás es un factor a abatir.


6. Su estado emocional fluctúa constantemente.

Terminan por aflorar sentencias tipo "ya sabes cómo es"; frases categóricas que permiten a la persona tóxica seguir ejerciendo su papel dominante.




MÁS EVENTOS »