Psicólogos Bilbao, terapeutas especializados en duelo, explica cómo es el proceso de duelo en tiempos de COVID-19 y qué consecuencias genera principalmente.

12.05.2020

Psicólogos Bilbao, terapeutas especializados en duelo, explica cómo es el proceso de duelo en tiempos de COVID-19 y qué consecuencias genera principalmente.

En ocasiones, el duelo no comienza con la pérdida de la persona, en caso de enfermedades largas, suele comenzar previamente y esto nos permite ir poco a poco asimilando lo que pronto sucederá.

En la situación actual están presentes dos variables muy importantes: la incertidumbre y el desconocimiento. El contagio por coronavirus se da de una forma más inesperada, por lo que el impacto emocional en nosotros es superior. No hay una preparación previa, además a esto se le suma el miedo que tenemos a nuestro propio contagio. En el momento que acontece, es importante tener en cuenta que el proceso de duelo será diferente al habitual.

Otro factor importante que puede generar mucha frustración y tristeza es la situación de soledad en la que se encuentran los familiares contagiados, dónde no se puede hacer nada por ayudarles. Esta situación puede generar mucha culpa, debido a no atender y cuidar a nuestro ser querido. Parece también que hay poca información por parte de las autoridades médicas, lo que nos lleva a una desinformación del estado de nuestro familiar o amigo, la cual no ayuda en dicha situación, ya que no sabemos a qué tenemos que atenernos.

La pérdida de un familiar o amigo por COVID-19 no implica por sí mismo que vaya a ser una experiencia traumática o que derive en un duelo patológico. Las variables que pueden complicar dicho duelo son:

1- La rapidez con la que se da, esto no nos permite poder asimilarlo.

2- La incertidumbre que hay alrededor de la enfermedad de nuestro ser querido y de su fallecimiento. No sabemos cómo han sido estos últimos días, ni el momento del fallecimiento. Esta falta de información y la incertidumbre nos lleva a imaginar qué es lo que ha ocurrido, esto puede generarnos mayor malestar.

3- La impotencia que se genera debido a no poder estar en estos momentos con el ser querido.

4- También puede haber una sensación de soledad. En primer lugar, debido a la imposibilidad de estar con nuestra red de apoyo: familiares y amigos. No es posible reunirnos con ellos físicamente. Además emocionalmente muchos de ellos pueden estar ausentes debido a como puedan estar viviendo la situación q acontece o porque también estén en un proceso de duelo. El apoyo social es fundamental en estos momentos y esto es algo que durante este tiempo no vamos a tener.

5- Muchas personas están perdiendo a más de un ser querido lo que podría complicar dicho duelo.

6- A las emociones del duelo se le suman las emociones y el malestar vivido por el confinamiento. Lo que puede llevar a la persona a sentir un mayor malestar.


¿De qué manera podemos gestionar el duelo ante la pérdida de un ser querido a causa del COVID-19?

Es importante realizar un propio ritual de despedida escribiendo una carta de despedida a la persona fallecida. Estos rituales nos permiten expresar nuestros sentimientos hacia nuestro ser querido y en relación a la situación en la que nos encontramos. También nos permite conectar con nuestro dolor y a tomar consciencia de la pérdida y el inicio del proceso de duelo.

También se puede hacer a través de fotos; crear una caja con elementos que recuerden a esa persona; escribir acerca de esa persona, de las cosas que te gustaban de ella; o crear un espacio en algún rinconcito íntimo de la casa con velas u objetos relacionados con el ser querido, lugar al que acudir siempre que sea necesario o deseable.

Es importante dar salida y espacio a lo ocurrido. Evitar pensar en lo que ha sucedido y distraerse no va a solventar el malestar. Lo parará durante un tiempo determinado hasta que vuelva a salir.

Vital darse tiempo y espacio y disponer de momentos de intimidad que permitan estar con uno mismo y el dolor. Además, también es importante compartirlo con personas cercanas: el apoyo social es importante y necesario.

No obligarse a nada. Es posible sentirse en una montaña rusa: días mejores, días peores. Es parte del duelo.

Una vez pasado el confinamiento, puede ser positivo realizar un ritual de despedida con el resto de familiares donde poder compartir este difícil momento juntos.



MÁS EVENTOS »