Psicólogos Bilbao, terapeutas especializados en terapia de adulto, profundiza en las consecuencias emocionales de la muerte repentina de un ser querido.

14.05.2018

Psicólogos Bilbao, terapeutas especializados en terapia de adulto, profundiza en las consecuencias emocionales de la muerte repentina de un ser querido.

Si tu estás en duelo por una muerte repentina, es posible que lo estés pasando muy mal. Te puedes sentir confundido, ansioso, culpable, deprimido e incapaz de continuar una vida normal. No tuviste preparación ni tiempo para ir absorbiendo poco a poco la realidad de que el mundo iba a cambiar dramáticamente. Al contrario tu mundo, el mundo al que estabas acostumbrado, se hizo trizas de repente. No te dio tiempo a hacer cambios en ti mismo, lo que tu esperabas acerca de la vida o el mundo.

En una muerte repentina o acontecimiento inesperado te enfrentas a una gran brecha entre la manera como el mundo debería ser, con tu ser querido vivo y la manera como el mundo es. La persona a quien amabas y que te proveía seguridad ha sido arrebatada sin ningún aviso. Esto es una gran violación a tus expectativas. Tu sentido del mundo y del control ha sido asaltado.

La diferencia con un duelo cuya muerte del ser querido fue anticipada, está en que ellos han tenido un período valioso de anticipación que puso a la muerte en un contexto donde los acontecimientos eran predecibles y llegaron a tener sentido. Aunque ellos sintieron dolor cuando sus seres queridos murieron, pudieron ver aquello que causó la muerte.

Idealmente, se habían preparado para la muerte y para afrontar los sentimientos. Fueron capaces de terminar asuntos pendientes con su ser querido, decirle “te amo”, y hacer la cosas que quisieron hacer por la persona antes que muriera. En una palabra se fueron preparando poco a poco y dirigieron todas sus fuerzas hacia lo que esperaban que un día llegaría. En este caso la pérdida tiene sentido.

Después de una muerte repentina, la pérdida no tiene sentido. No se entiende por qué ha muerto. El choque repentino de perder a alguien que amas sin aviso nos aturde tanto que no podemos comprender lo que ha sucedido. En consecuencia, aceptar que la muerte ha ocurrido puede ser muy difícil, aunque intelectualmente reconozcas lo que ha sucedido. La muerte puede seguir pareciendo inexplicable durante mucho tiempo. Y relatas la historia del accidente o ataque al corazón una y otra vez para encontrar sentido y explicación a todo ello.


MÁS EVENTOS »