Psicólogos Bilbao, terapeutas especializados en terapia de pareja, señalan aspectos muy importantes para la buena marcha de la relación con tu pareja.

22.11.2018

Psicólogos Bilbao, terapeutas especializados en terapia de pareja, señalan aspectos muy importantes para la buena marcha de la relación con tu pareja.

Si alguien quiere que su relación de pareja funcione lo más importante que debe suceder es la comunicación. No es cuestión de estar siempre de acuerdo, sino de saber qué hay en el corazón y en la cabeza del otro. Abrir el corazón y los pensamientos a la persona que amas es la base fundamental, por tanto, del éxito de una pareja.

Hay muchas formas de lenguaje: los gestos, las caricias, las miradas… Pero uno de los que no puede faltar nunca es la comunicación verbal. Por eso, habla y comparte, pero también escucha. La comunicación no es un monólogo: es hablar y escuchar. Escuchar y después hablar.

Salir a cenar con tu pareja a solas, sin hijos. El tiempo particular es sagrado. Dedicarse un día al mes y una semana ala año para estar solos. No sirven las excusas de que no hay tiempo, hay obligaciones, con quién dejaremos a los niños...sólo son excusas. Siempre se puede pedir ayuda a la suegra, la amiga, la cuñada…Tener un matrimonio amigo: cuando una pareja se toma “el sábado libre”, el siguiente le devuelven el favor.

Vital no acostarse sin contar lo que te ha pasado a largo del día de hoy ni tampoco sin haber escuchado lo que le ha sucedido a tu cónyuge en esta jornada. Jamás acostarse enfadado con tu pareja. Acuéstate reconciliado. No hay nada peor que acabar el día enojado. No hay nada mejor que acostarse en paz.

Sobre los temas… ¡hablar de todo! Hay temas que no pueden faltar en su conversación: el futuro, la salud, las metas, el trabajo, los hijos, otros asuntos familiares, las emociones, los sentimientos, los miedos, el dinero, las aspiraciones, las ilusiones…

No dejes de dar un cumplido de vez en cuando. No consiste en adular, eso espanta a cualquiera, pero sí de reconocer lo bueno que tiene el otro.

Vuelve al “amor primero”. Hablar de cuando se conocieron y cómo resultó. Seguro que hay multitud de anécdotas simpáticas que les unieron.

Aprendre a ser agradecido también de palabra. Y por supuesto a saber pedir perdón de palabra. A veces cuesta un mundo, pero hay que hacerlo. Muchas parejas mueren por la soberbia de no haber pedido perdón o no haber sido agradecido a tiempo.

MÁS EVENTOS »