Psicólogos Bilbao, terapeutas especializados en terapia de pareja y adulto, detalla cinco funcionamientos que no debemos practicar si deseamos ser felices.

09.09.2020

Psicólogos Bilbao, terapeutas especializados en terapia de pareja y adulto, detalla cinco funcionamientos que no debemos practicar si deseamos ser felices.

Son las siguientes:

1. No esperar nada de nadie ni de la vida. El argumento en el que se apoya esta opinión es que así nunca nos sorprenderá negativamente nada si no esperamos gran cosa de ella. Sin embargo, las decepciones van a seguir llegando y esa actitud no tiene por qué aplacar los golpes. Convertirse en alguien tan sombrío impide disfrutar de los pequeños, y a la vez tan grandes, momentos que nos brinda la vida.

2. La comparación negativa. Por mucho que destaquemos en algo, siempre va a haber alguien mejor. Hasta los más grandes yerran a veces. Si dedicamos nuestro tiempo a recordar que Menganito es más elocuente que nosotros, Fulanito es más brillante en el trabajo y que Zutanito tiene una casa más grande, probablemente acabamos convirtiéndonos en unas personas llenas de envidia. Somos más afortunados de lo que creemos y siempre es más gratificante mostrar aprecio por lo que tenemos que sentirnos molestos por aquello de lo que no disponemos.

3. Vivir en el pasado. El cerebro es inteligente y la memoria selectiva, lo más normal es que a la larga tan solo nos quedemos con los recuerdos más gratos y, también, los más traumáticos, pero nunca debemos dejar que nos dominen. Las experiencias están para aprovecharlas de cara al futuro, pero si nos pesan demasiado, no nos dejan ver el presente con claridad. La única forma de cambiar y mejorar pasa por actuar aquí y ahora.

4. El victimismo. Es cierto que hay algunos hechos que son tan traumáticos que será imposible no cargar con ellos durante nuestra vida, pero también debemos darnos cuenta de que existen infinitas historias de superación personal. El victimismo genera una falsa ventaja al servir como justificación para nuestras insatisfacciones pero en realidad solo alarga la amargura y la impotencia. Las personas que triunfan son aquellas que saben pasar página, pero sin olvidarse de lo que han ido leyendo hasta entonces.

5. El miedo al fracaso. A nadie le gusta la sensación de fracaso, pero antes o después vamos a encontrarnos ante un desafío del que no sabremos si será posible salir airosos. Evitar a toda costa estas situaciones solo nos va a limitar, impedir que avancemos y no saber observar nuevos horizontes que quizá nos abran un amplio abanico de posibilidades. No es sencillo convivir con la sensación de no alcanzar un objetivo, pero no hay mayor fracaso que no intentarlo.


MÁS EVENTOS »