Psicólogos Bilbao, trabaja psicológicamente trastornos de ansiedad en sus terapias

31.03.2022

Psicólogos Bilbao trabaja psicológicamente trastornos de ansiedad en sus terapias.

Las personas, en ocasiones podemos manejar problemas por nosotros mismos o con la ayuda de nuestros familiares y amigos. Pero, si no es suficiente, a veces es necesaria la ayuda de un profesional para superar problemas emocionales antes de que se agraven y lleguen a ser incapacitantes. Del mismo
modo que cuando tienes una enfermedad física no esperas a estar muy grave antes de consultar a un medico.
La decisión de buscar esa ayuda es una señal de sabiduría y sentido común.

La ansiedad suele ser un motivo muy común de búsqueda de ayuda psicológica. Generalmente, el paciente acude a la consulta sin saber que lo que está sufriendo es un trastorno de ansiedad; sólo expresa una horrible intranquilidad y descontrol hasta el punto de tener la sensación de estar al borde de la locura.

La ansiedad y las fobias están basadas en el miedo, ambas indican el temor a algún tipo de daño o amenaza al propio
bienestar. Ese sentido de amenaza se manifiesta por numerosos síntomas físicos (la ansiedad es una forma de lenguaje del cuerpo) que, a su vez, pueden producirte mayor
ansiedad:

- respiración rápida
- tasa cardiaca acelerada
- mareo
- náuseas
- dolor de cabeza
- sudor
- sequedad de boca
- presión en la garganta
- dolor en varios músculos, etc.

Algunas veces, el miedo es útil para reconocer situaciones de amenaza real, de peligro y para prepararnos para afrontarlo. Cierto grado de ansiedad puede acompañar a ese miedo.
Pero la persona que sufre ansiedad excesiva o reacciones fóbicas no responde a la realidad de la situación.
Puede estar anticipando una amenaza a su bienestar, que es casi imposible que tenga lugar, como si fuese muy probable que ocurriese. Si va afrontar alguna situación de reto de
algún tipo, como por ejemplo, un examen o una entrevista de trabajo, puede magnificar las dificultades y exagerar los “horrores” de un resultado negativo. Al mismo tiempo puede
subestimar ignorar o minusvalorar su propia habilidad para manejar aquello que teme; malinterpreta y distorsiona la realidad.

Además, cuando la persona con problemas importantes de ansiedad llega a estar intensamente consciente de sus propias reacciones físicas y emocionales ligadas a la ansiedad, puede empezar a temer a esos síntomas mismos incluso más que a la situación que los desencadena. Cuanto más se asusta o más rabia le da todo esto, más intensos se vuelven sus síntomas y así cae en la llamada espiral de la ansiedad que se retroalimenta a sí misma y va en aumento.

La ansiedad suele basarse en interpretaciones distorsionadas de la realidad. Diversos estudios han revelado que ciertos pensamientos e imágenes mentales automáticos, acompañan a la experiencia de la ansiedad. Esos pensamientos están usualmente centrados en el futuro “me enrojeceré”, “perderé el control de mí mismo y seré humillado”, “moriré de un ataque al corazón”, “si voy al
hospital me desmayaré de miedo” etc...

MÁS EVENTOS »