Psicólogos Bilbao

Susana Fuente Arnaiz (col. num. BI 01643)

Psicóloga Clínica especialista en atención al duelo, pérdida y muerte traumática. Su actividad terapéutica comienza hace más de catorce años; trabaja con la corriente psicológica cognitivo-conductual y Flores de Bach. Por otra parte; ofrece ayuda profesional en situaciones psicológicamente conflictivas: ansiedad, depresión, obsesiones, ataques de pánico, Trastornos de Personalidad, dificultades en las relaciones interpersonales, baja autoestima, dependencia emocional, inseguridad...

En Febrero de 1998 comenzó su trayectoria profesional trabajando en el Gobierno Vasco con víctimas de la violencia y maltrato; actividad que finalizó en 2010. A partir de este momento y hasta la actualidad; su labor psicológica se ha centrado especialmente en el proceso de duelo y muerte traumática.

Ha participado como ponente en el Curso de verano Terrorismo en la Era de la Globalización de El Escorial (Madrid) en Agosto de 2002 y en el Curso Intervención Psicológica en las oficinas de asistencia a víctimas; impartido en Noviembre de 2006 en el Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos de España. Finalmente; ha impartido el Curso de Asistencia Psicológica a Victimas en el Colegio Oficial de Psicólogos de Cantabria en Diciembre de 2008.
Además está formada en Flores de Bach; terapia alternativa de carácter vibracional o energético.

Filosofía de Psicólogos en Bilbao

Compartimos la creencia de que el objetivo común y último del ser humano es la serenidad, tranquilidad y armonía con uno mismo y con los demás; y que la no consecución de estos objetivos sólo depende de la propia persona; es decir, todos y cada uno de nosotros poseemos en nuestro interior la fuerza y recursos suficientes para conseguirlos; es en ese punto donde entramos nosotras; es decir, con nuestro trabajo terapéutico pretendemos guiar, orientar y acompañar en este proceso de búsqueda y alcance del equilibrio psicológico. En ocasiones nos empeñamos en repetir patrones de conducta que no funcionan y necesitamos ayuda para identificar y activar otros más adaptativos. Sabemos que lo que sentimos depende más de lo que pensamos que de lo que sucede realmente, por lo que es básico manejar adecuada y positivamente nuestros pensamientos.

Además de esta filosofía, compartimos la necesidad de trabajar con la persona de manera integrada y global atendiendo a sus diferentes niveles de funcionamiento (emocional, cognitivo, conductual y fisiológico). Para conseguir este objetivo, además de la terapia cognitivo-conductual empleamos las Flores de Bach.