Psicólogos Bilbao; especialistas en terapia de pareja y adulto, comparte con vosotros unos consejos para facilitar la pena de una persona que acaba de perder a un ser querido.

11.05.2014

Psicólogos Bilbao; especialistas en terapia de pareja y adulto, comparte con vosotros unos consejos para facilitar la pena de una persona que acaba de perder a un ser querido.

Cuando nos llega la noticia de que alguien ha fallecido, sobre todo cuando son personas jóvenes, muertes inesperadas o con un largo proceso de evolución, nos cuestionamos qué decir.
Muchas veces el no saber qué decir, nos hace conectar con frases tan oídas como los que a continuación os citamos.

Desde Psicólogos Bilbao os invitamos a reflexionar sobre si estas palabras de consuelo, realmente ayudan o hacen el efecto contrario.

Es cierto que palabras así las hemos oído desde que éramos muy pequeños, y que incluso en los pueblos, aún se mantienen y las personas continúan diciéndolas.

Sugerimos que cada duelo y cada pérdida son únicos y que palabras de consuelo como estas, la mayoría de las ocasiones, no solo no ayudan, sino que pueden provocar en el doliente, un efecto totalmente contrario al deseado.

Cuando no sepamos qué decir, lo mejor es no decir nada, sólo con el hecho de estar y acompañar, la persona que sufre nos lo agradece más. El doliente lo que necesita es sentirse –recogido y acompañado- en su dolor. No busca consuelo, busca aceptación a lo que está sintiendo.

Las frases típicas a las que nos referimos son las siguientes:

-Ya verás como el tiempo lo cura todo.
-Se valiente; hazlo por los demás.
-No llores más ¿no ves que te estás torturando?
-Distráete un poco, te irá bien.
-El primer año es el peor, ya lo verás.
-Es la vida, todos hemos de morir…
-Mejor ahora que no dentro de…
-Piensa que es peor para otros…
-Tu tienes suerte que tienes otros hijos…
-Resígnate, ha sido voluntad de Dios.
-Ahora está con los Ángeles y no sufre.

MÁS EVENTOS »