Psicólogos Bilbao; especialistas en terapia de pareja y de adulto, profundiza en el concepto del optimismo.

05.10.2017

Psicólogos Bilbao; especialistas en terapia de pareja y de adulto, profundiza en el concepto del optimismo.

Las características del optimismo son:

Mayor resiliencia. No se dan por vencidos; ven los retos como algo alcanzable y motivador. Incluso si esos retos incluyen problemas graves ven que con esa actitud los pueden superar.

Menor estrés. No anticipan el futuro con angustia y afrontan las situaciones adversas de forma más sosegada y sana.

Más eficacia. Como perciben las situaciones y contratiempos de la vida diaria con mucho menos estrés pueden actuar de forma mucho más eficaz en el trabajo, con la familia y con los amigos.

Buenos hábitos. Tienen la perspectiva de vivir cosas buenas en el futuro y se cuidan más, comen mejor, hacen más ejercicio, duermen mejor. Y enfocan las situaciones difíciles de forma más sana, con menos excesos.

Más apoyos. Construyen relaciones sociales más fuertes que los pesimistas y su menor hostilidad social hace que tengan más apoyos en caso de situaciones adversas.

Mejor biología. Padecen menos inflamación, presentan un nivel más bajo de lípidos en la sangre y más antioxidantes. Tienen niveles más bajos de cortisol, una hormona que contribuye a elevar la presión sanguínea, a aumentar la grasa abdominal y a debilitar el sistema inmune.


Existen cuatro tipos de optimismo:

Situacional. Son las expectativas favorables que tiene una persona frente a un hecho o circunstancia concreta.

Disposicional. Es una actitud general positiva frente a las adversidades de la vida.

Ilusorio. Consiste en una falsa expectativa favorable ante casi todos los aspectos de la vida a pesar de las evidencias en contra.

Inteligente. También llamado estratégico, induce a ser razonablemente optimista para aquello por lo que se puede luchar y conseguir y razonablemente pesimista para no sufrir frustraciones importantes.

MÁS EVENTOS »