Psicólogos Bilbao; expertos psicólogos en el tratamiento del proceso de duelo, os aproxima al sentimiento de la culpa una vez fallecido un ser querido.

28.01.2018

Psicólogos Bilbao; expertos psicólogos en el tratamiento del proceso de duelo, os aproxima al sentimiento de la culpa una vez fallecido un ser querido.

La persona que está en un proceso de duelo experimenta, a menudo, sentimientos de culpa.

Existen varia cosas que pueden producir sentimientos de culpa después de la pérdida. Por ejemplo, no haber ofrecido al fallecido una atención médica mejor, porque no debería haber permitido que le operaran, por no haber consultado al médico antes o por no haber elegido el hospital correcto.

Los padres cuyo hijo muere son muy vulnerables a estos sentimientos, que se centran en el hecho de que no pudieron evitar que el hijo dejara de sufrir o que muriera. Algunos se sienten culpables por no experimentar la cantidad de tristeza que se considera apropiada. Sean cuales sena las razones, este sentimiento es, en su mayor parte, irracional y se centra en las circunstancias de la muerte. La persona que ayuda en el duelo puede desmontar aquí porque la culpa irracional se rinde ante la confrontación de la realidad.

Otro de los sentimientos que desde nuestro gabinete vemos y trabajamos es la ansiedad e impotencia.

Las personas que sobreviven a una muerte se sienten muy ansiosas y con miedo. Gran parte de esta ansiedad proviene de la impotencia de pensar que no pueden continuar y sobrevivir solas. Ésta es una experiencia regresiva que mejora con el tiempo, cuando se dan cuenta, que aunque es difícil, se las pueden arreglar solas.

Una segunda fuente de ansiedad proviene de la conciencia cada vez mayor de la muerte personal. No es la conciencia de la muerte en general ,o de otra persona, sino la propia muerte. Esto es algo que todos tenemos y que permanece en el fondo de nuestra conciencia.

Para la mayoría de nosotros la muerte propia existe a un nivel muy bajo, sin embargo con la pérdida de un ser significativo, ya sea un amigo íntimo o un miembro de la familia, esta conciencia aumenta y produce una ansiedad existencial. Para ello poder comentarlo con un psicólogo especializado en duelo y en pérdidas, puede ayudar a saber cómo vivir el momento.




MÁS EVENTOS »