Psicólogos Bilbao; gabiente psicológico especializado en el tratamiento de la ansiedad y estrés, continúa profundizando en las consecuencias psicológicas del coronavirus.

22.03.2020

Psicólogos Bilbao; gabiente psicológico especializado en el tratamiento de la ansiedad y estrés, continúa profundizando en las consecuencias psicológicas del coronavirus.

¿Cuáles son los diferentes escenarios que podemos encontrarnos y cómo debemos abordar cada uno de ellos?

1- NO estar contagiado por coronavirus (Covid-19) y SÍ tener la posibilidad de teletrabajar.

En este caso, intentaremos quedarnos en casa, tal como se nos está recomendando que hagamos, y permanecer tranquilos a nivel emocional. Es más fácil decirlo que llevarlo a cabo, pero posible si se identifican previamente los pensamientos que pueden generar malestar. Estos pensamientos son muy intrusivos y actúan como balas, aparecen sin darnos cuenta, pero es necesario ser conscientes de que han aparecido para poder solucionarlos: si no somos conscientes, será muy difícil que podamos rebajas su intensidad.

Después llega la identificación de la emoción a la que va ligado ese pensamiento, y el deber de darle salida. Si un pensamiento negativo me pone triste y necesito llorar, debo llorar; y si necesito una vía de escape, debo compartirlo. Dar salida a las emociones hará que se vayan asumiendo poco a poco, y permitirá incluso cuestionarse qué nos está sucediendo por dentro. Estamos en una situación complicada, pero se nos está transmitiendo que, si tomamos las medidas adecuadas, todos vamos a salir hacia delante, y la enfermedad sólo impactará de forma grave en sectores de riesgo o que no tomen las medidas adecuadas.

También es importante que, si pertenecemos a este primer grupo de personas teletrabajando y no contagiadas, sigamos teniendo en cuenta la importancia de la información: evitar la sobreinformacion, dosificar la que nos llega (luchando contra su recopilación y la sensación de falso control), y compartirla con responsabilidad. Responsabilidad no sólo al contrastar las fuentes, si no al tener en cuenta con quién comparto cada información. Puede que yo no sea una persona miedosa, pero si comparto información catastrofista con alguien más nervioso, puede que sin quererlo esto le genere un cuadro de ansiedad. Es muy importante autocuidarse, pero también cuidar a las personas de nuestro entorno. La información no impacta a todos de la misma manera.

2-NO estar contagiado de coronavirus (Covid-19) y NO tener posibilidad de teletrabajar.

Esto ocurre con un probable 85% de los trabajadores. En este caso, además del autocuidado también es importante que, cómo responsables de seguridad y salud garanticemos la salubridad de las personas de vuestros equipos. La gente tiene miedo de bajar al metro, ir en autobús o coger un ascensor. Hay que transmitir al trabajador, en la medida de lo posible, que no va a correr peligro si viene a trabajar.

3- SÍ estar contagiado de coronavirus (Covid-19) o tener riesgo de contagio.

Aplicable a riesgo propio o por estar cuidadno de personas mayores o de un sector vulnerable. En la parte técnica de la situación, en principio estas situaciones se van a cursar como una baja laboral por accidente de trabajo, y que desde el primer día de baja el Estado se va a hacer cargo del 75% del salario.

A nivel emocional, lo primero que debemos intentar es no ponernos en la peor de las situaciones de forma anticipada. Es comprensible que, si nos dicen “tienes el Covid-19, la primera reacción sea de miedo e incluso pánico, pero debemos recordar que, por lo que se nos está transmitiendo, la gran mayoría de personas que tienen está infección se van a curar y lo van a hacer en un periodo de tiempo más o menos rápido, es decir, que el estado de enfermedad no dura no dura indefinidamente y la más que probable cura se produce cuestión de semanas.

También debemos apoyarnos en nuestra propia experiencia idividual. Es cierto que la situación de ahora es global e inédita, pero a nivel individual seguro que hemos sido capaces de enfrentarnos a otras situaciones dramáticas de las que hemos sabido salir y que con el tiempo hemos dicho “lo he cosnseguido”. Es necesario que nos repitamos ese mensaje de superación: “voy a salir de esta situación, y lo voy a hacer incluso reforzado, porque voy a poner en práctica herramientas que antes no sabía ni que estaban a mi alcance”.

4- NO estar contagiado de coronavirus (Covid-19) ni en riesgo de contagio, pero SÍ en riesgo psicosocial.

Una situación de bienestar estrictamente físico, pero en la que se encuentren desbordados psicológicamente y cuyo nivel de ansiedad no les permita estar en su puesto de trabajo, ni de forma presencial ni en teletrabajo.

Esto puede asustar a nivel empresarial, pero hay un dato que conviene recordar: casi el 60% de las bajas de contingencia que se cursan en España ya eran provocadas por motivos de ansiedad y estrés. Por ello es muy importante entender que estos días más que nunca habrá personas que, por su forma de ser, se vean desbordadas y no sean capaces de afrontar esta situación. Es una temporada excepcional y debemos todos de hacer un ejercicio de empatía para entender que ciertas personas necesitarán apoyo psicológico y cursar una baja.


MÁS EVENTOS »