Psicólogos Bilbao; gabinete especializado en terapia de pareja, explica qué debemos hacer para no caer en la dependencia emocional.

11.04.2019

Psicólogos Bilbao; gabinete especializado en terapia de pareja, explica qué debemos hacer para no caer en la dependencia emocional.


La dependencia emocional se puede asemejar a una adicción emocional. La persona permanece adherida a alguien sin saber cómo separarnos de nuestra pareja; por mucho daño que ésta nos produzca.


Este tipo de situación ocurre en personas que han tenido una infancia con padres ausentes, que no satisfacían sus necesidades afectivas. El niño en consecuencia se forma la creencia de que tiene que complacer para ser amado, que mientras mejor persona sea, más complaciente, más servil, más amoroso... en algún momento el milagro de que lo amen se cristalizará. En ocasiones cuando no obtiene el amor de sus padres pese a sus esfuerzos, se frustra y genera un profundo vacío interior que busca satisfacer con algún tipo de adicción; como lo es la dependencia emocional.


Como la manera en que nos relacionamos con otros deriva de nuestra relación con nuestros padres, la persona que ha crecido con la imagen de que no es digno de ser amado, proyecta en sus relaciones ya sean de amistad o de pareja dicha carencia. Estas relaciones se convierten en un sufrimiento.

La mejor manera para salir de esta situación es primero que nada reconocer que estamos en esta situación y luego buscar en las profundidades de nuestra psiquis la herida primaria, preguntarse ¿a quién realmente quiero estar adherido? ¿Quién en mi infancia no logro satisfacer mis necesidades emocionales? ¿Cómo puedo llenar mi vacío interior sin depender del otro? Es de gran utilidad conectar con nuestras metas, anhelos y sueños que no dependan de otra persona. La práctica habitual de la meditación te permitirá contactar con tu dolor y sacarlo a la superficie. Reconoce que estás proyectando tus angustias y deficiencias sobre tu pareja.


No debemos olvidar que en la infancia ocurren la mayor parte de las heridas del alma, el corazón se llena de resentimiento inclusive hasta de odio por lo que “le hicieron sus padres”, surgen sentimientos de abandono, de miedo, de rabia que luego a lo largo de la existencia se traslada a cualquier relación ya sea de amistad, de trabajo, de pareja inclusive con los propios hijos.

La idea no es victimizarnos y sentir lastima de nosotros mismos, por el contrario es asumir nuestro poder en el presente.




MÁS EVENTOS »