Psicólogos Bilbao; gabinete psicológico especializado en el proceso de duelo, detalla los indicadores positivos tras un hecho traumático.

05.06.2020

Psicólogos Bilbao; gabinete psicológico especializado en el proceso de duelo, detalla los indicadores positivos tras un hecho traumático.

Según Leila Nomen, son positivos para las personas que han sufrido un suceso traumático:

1. En caso de haber recibido tratamiento psicológico, acudir con asiduidad a las sesiones de tratamiento y seguir de forma regular las prescripciones terapéuticas. A vece ocurre, que las víctimas de un suceso traumático con mejor funcionamiento completan el tratamiento, mientras que las que están más necesitadas de él lo abandonan –Hembree, 2003-.

2. Recuperar las constantes biológicas en relación con el sueño y el apetito.

3. Aumentar la cantidad y calidad de las interacciones sociales e implicarse en actividades gratificantes: una compañía agradable, una lectura interesante, un paseo por el parque o al borde del mar, una charla amena, una risa plena…. Todo ello contribuye a imprimir un significado a la vida de una persona.

4. Recuperar la capacidad de sorprenderse y mirar lo de siempre con ojos nuevos, poner interés en las actividades que se hacen cada día y fijarse unas metas concretas que es posible conseguir.

5. Ayudar a los demás y tener conductas altruistas. Estos comportamientos sirven como medio para aumentar la autoestima, distraerse del dolor propio, mejorar en otros síntomas –dormir mejor, sufrir menos ansiedad, etc.-, y, además, fomentar la comunicación y la convivencia.

Las víctimas de un trauma muestran su recuperación cuando recobran la expresión de los sentimientos – en forma de sonrisas, abrazos, gestos afectuosos, etc- y ponen orden en el caos de las imágenes y recuerdos del suceso traumático, así como cuando son capaces de integrar este acontecimiento doloroso en su historia personal, sin la presencia excesiva de emociones negativas como odio, rabia o impotencia. Las víctimas se sienten recuperadas cuando son capaces de pensar en el fallecido sin sentirse abrumadas por el recuerdo, cuando pueden pensar sin culpa sobre la pérdida y expresar sentimientos sobre ésta, así como hacerse cargo de la nueva realidad con una proyección hacia el futuro – Latiegui, 1999; Lee 1995; Morganett, 1995-




MÁS EVENTOS »