Psicólogos Bilbao; gabinete psicológico especializado en Flores de Bach, explica la eficacia de las Flores en el proceso de duelo.

18.01.2013

Psicólogos Bilbao trabaja con éxito el proceso de duelo tanto a nivel de terapia psicológica como con las Flores de Bach.

La pérdida de un ser querido es uno de los acontecimientos más estresantes que puede vivir una persona. Una situación de cambio como es la marcha de un ser querido destapa o saca a relucir los defectos, puntos débiles que tenemos “de antes”; pone de manifiesto algo que estaba escondido, oculto, sobre todo el vacío existencial, la resistencia al hecho en sí y la negación del mismo, el miedo, la ira y rabia, la frustración y depresión, la culpa, la angustia vital, revivir una y otra vez el pasado “a ver dónde está la causa” y obsesionarnos con las mismas ideas de desesperación y abandono.

Psicólogos Bilbao utiliza para estados de duelo de manera general las siguientes esencias florales:

White Chestnut, cuando las ideas fijas están en la mente y no dejan descansar ni de día ni de noche. Cuando la imagen del momento de la muerte o del fallecido obsesionan sin que se tenga descanso ni tranquilidad.

Aspen, en los temores de origen desconocido, como aprensiones y presagios negativos.

Red Chestnut, ante la muerte de una persona cercana, se siente que otros de los suyos correrán igual suerte. Ayuda en caso de la muerte de un hijo y los padres se vuelcan de forma desproporcionada sobre sus otros hijos.

Mimulus, temores de origen conocido, en los aspectos comunes de la vida cotidiana, ya que la persona fallecida daba confianza y seguridad.

Pine, es la esencia para la culpa, y puede ser empleada junto a las otras esencias durante toda la terapia.

Willow, para el resentimiento y la amargura, sirve para retirar la actitud de víctima quejosa que muchas veces se presenta.

Larch, ayuda en la sensación de impotencia y falta de confianza en sí mismo.

Gorse, ayuda en la desesperanza, cuando se siente que ya no vale la pena hacer nada por cambiar una situación dolorosa y se cree que nunca abra alivio a los sufrimientos. Ayuda cuando hay constancia que la persona se ha ido para siempre de nuestra vida.

Mustard, en la depresión profunda, sin causa aparente y que aparece de forma imprevista. En un duelo en una persona en la que existe un fondo depresivo que puede volver a salir ante la pérdida.

Borraja, cuando hay un llanto permanente, después de un buen tiempo después de la pérdida. En personas que difieren el duelo y meses después empiezan a elaborarlo, y cuando el dolor no cesa a pesar del tiempo.

Wild rose, en la apatía y la resignación, se abandona sin quejas la lucha por la vida. Cuando las personas no hacen esfuerzo alguno ni logran que nada las motive.

MÁS EVENTOS »